domingo, 6 de marzo de 2011

El mito de Theuth: ¿Quién teme a la WEB 2.0?

El mito de Theuth es una reflexión sobre las relaciones entre la escritura y el pensamiento, que recoge una intuición básica de Sócrates: la escritura puede ser contraproducente para el pensamiento. El pensamiento se desarrolla siempre en el diálogo directo entre personas interesadas por la búsqueda de la verdad. Esta es una presentación visual del mito muy sugerente. El breve texto del mito, que aparece en el diálogo Fedro es el que sigue:

«Pues bien, oí decir que vivió en Egipto en los alrededores de Naucratis uno de los antiguos dioses del país, aquél a quien le está consagrado el pájaro que llaman Ibis. Su nombre es Theuth y fue el primero en descubrir no sólo el número y el cálculo, sino la geometría y la astronomía, el juego de damas y los dados, y también las letras. Reinaba entonces en todo Egipto Thamus que vivía en esa gran ciudad del alto país a la que llaman los griegos la Tebas egipcia, así como a Thamus le llaman Ammón. Theuth fue a verle y, mostrándole sus artes, le dijo que debían ser entregadas al resto de los egipcios. Preguntóle entonces Thamus cuáles eran las ventajas que tenía cada una y, según se las iba exponiendo aquél, reprobaba o alababa lo que en la exposición le parecía que estaba mal o bien. Muchas fueron las observaciones que en uno y en otro sentido, según se cuenta, hizo Thamus a Theuth a propósito de cada arte, y seria muy largo el referirlas. Pero una vez que hubo llegado a la escritura, dijo Theuth: «Este conocimiento, oh rey, hará más sabios a los egipcios y aumentará su memoria. Pues se ha inventado como un remedio de la sabiduría y la memoria». Y aquél replicó: «Oh, Theuth, excelso inventor de artes, unos son capaces de dar el ser a los inventos del arte, y otros de discernir en qué medida son ventajosos o perjudiciales para quienes van a hacer uso de ellos. Y ahora tú, como padre que eres de las letras, dijiste por cariño a ellas el efecto contrario al que producen. Pues este invento dará origen en las almas de quienes lo aprendan al olvido, por descuido del cultivo de la memoria, ya que los hombres, por culpa de su confianza en la escritura, serán traídos al recuerdo desde fuera, por unos caracteres ajenos a ellos, no desde dentro, por su propio esfuerzo. Así que, no es un remedio para la memoria, sino para suscitar el recuerdo lo que es tu invento. Apariencia de sabiduría y no sabiduría verdadera procuras a tus discípulos. Pues habiendo oído hablar de muchas cosas sin instrucción, darán la impresión de conocer muchas cosas, a pesar de ser en su mayoría unos perfectos ignorantes; y serán fastidiosos de tratar, al haberse convertido, en vez de sabios, en hombres con la presunción de serlo» (Platón, Fedro, 274c-275b. Madrid: Instituto de Estudios Políticos, 1970. Trad. de Luis Gil Fernández)

Algo similar se puede decir del efecto que está teniendo Internet y la llamada WEB 2.0 en el pensamiento de las personas. Siguiendo las enseñanzas del mito de Theuth, algunos autores consideran igualmente que las nuevas tecnologías de la comunicación, las TIC, afectan pueden ser contraproducente para el pensamiento filosófico o para el pensamiento en general; al menos, evitando juicios de valor, puede modificarlo profundamente. Esta es la tesis que mantiene Nicholas Carr en un libro que está teniendo gran aceptación, . Las ideas fundamentales las expone en un artículo publicado en el suplemento Babelia, de el periódico El País.

Estas reflexiones se aplican directamente a la enseñanza, un ámbito en el que hay al mismo tiempo grandes defensores y grandes detractores de la conveniencia de introducir las nuevas tecnologías en el aula. Recientemente, en la Revista de Libros, hacia Mariano Fernández Enguita una interesante reseña crítica de cuatro libros que abordan el problema desde enfoques diferentes. Dos de esos libros son más bien descriptivos, exponiendo los datos que se tienen sobre el uso de las TIC. Los otros dos libros entran en la polémica. Lo mejor es leer la reseña completa .

24 comentarios:

  1. Buenas tardes;
    En primer lugar me gustaría felicitar por el acertadísimo nombre del blog, me ha gustado mucho. Creo que representa claramente lo que a mi juicio debería ser la columna vertebral de nuestras reflexiones en esta asignatura: los peligros y/o beneficios de internet para el pensamiento y la enseñanza. ¿Es internet contraproducente para el pensamiento?.
    Bueno en mi opinión internet puede suponer un peligro para el pensamiento en el sentido que nos propone Nicolas Carr, como desarrollo de un nuevo modo de pensar, obviamente más simple,( ya que la información que nos llega está muy masificada), que no profundiza mucho en los conocimientos, y por tanto es más superficial y mucho menos predispuesto a la crítica. Sin embargo yo creo que esto depende mucho de la persona y del uso que haga de internet. Si nos topamos con personas que buscan la rapidez y la simpleza, nos abocamos a un peligroso y destructor uso de internet en relación con el pensamiento creativo y crítico. Pero por el contrario si nos acercamos a internet de un modo más consciente, con las ideas claras de qué tipo de información buscamos, y poniendo en práctica el pensamiento selectivo y crítico, creo que no tiene por qué darse una infravaloración y un mal uso del pensamiento constructivo. Y lo que es más, internet favorece la creación de redes en las que se lleva a cabo el pensamiento en grupo (colectivo, que siempre aporta más) de un modo más cómodo, superando las barreras del espacio. A mi juicio este punto puede resultar muy interesante para dar un empujón más al pensamiento c rítico y original, así como a su difusión (éste es un aspecto muy importante que puede llegar a ser relevante históricamente, ya que mediante internet es posible difundir información de forma libre y en un amplio espectro, como ha pasado en los casos recientes de movimiento social en Túnez y en Egipto).
    El problema que encuentro contradictorio en de internet y las redes sociales, es lo que apunta este autor al advertir que antes o después caemos en una especie de dependencia o enganche que nos lleva a perder mucho tiempo en la red, y a estar seudo obligados a utilizarla casi todos los días. ¿Y no se supone que las máquinas fueron inventadas para poder tener más tiempo libre y deshacernos de los trabajos pesados? , ¿cómo es que este esquema se está invirtiendo?.
    Finalmente discrepo con la propuesta de pérdida de privacidad que hace Nicolas Carr, creo que es demasiado alarmista; al fin y al cabo, por mucho que naveguemos por la red, somos personas autónomas y decidimos cuanto tiempo pasar navegando y que información privada queremos compartir y cual no.

    Por otro lado, el tema de las TIC en el aula creo que además de ser muy interesante, es necesario y urgente tratarlo, y siguiendo la opinión de Fernandez Enguita, conseguir conciliar el uso de las TIC en la enseñanza. Bajo mi punto de vista, esta práctica sólo puede reportar beneficios y es muy necesaria. Aunque en un principio sea ardua la tarea del profesor de profundizar en el mundo de internet y adaptar sus recursos a la práctica docente, a largo plazo es muy beneficiosa, porque son recursos innovadores, ilimitados, y lo que es más importante son recursos cercanos, cotidianos a los adolescentes.
    Los alumnos navegan todos los días por internet y tienen su propio microcosmos dentro de las redes sociales, están desarrollando una nueva forma de comunicarse y relacionarse con los demás y con el mundo en general. Los profesores deberían conocer internet y servir de guía (como en muchas otras cosas), a los alumnos para realizar un correcto uso de las TIC; es decir aprender a buscar información que tenga cierta credibilidad, a contemplar el respeto y la libertad dentro de internet, a crear relaciones sanas dentro de las redes sociales, y a utilizar con responsabilidad estos recursos. Y como he mencionado antes, es desde dentro de la escuela, uno de los ámbitos desde donde se pueden fomentar unas prácticas “sanas” de internet.

    ResponderEliminar
  2. lo siento se me olvidó publicar mi nombre, soy AROA

    ResponderEliminar
  3. Tus observaciones son atinadas y están bien fundamentadas. En todo caso, quizá no sea suficiente con decir que todo depende del uso que se le dé. Como señala Carr, Internet puede provocar un cambio real de comportamiento en la gente, independientemente del uso que intente darle.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que tienes razón, internet cambia el comportamiento de la gente, pero no creo que sea un cambio radical, que afecte tanto, a casi todos los ámbitos de las vida de una persona. Sigo pensando que depende de la forma en que uno se acerque a internet, (a pesar de que se adapte a los cambios que produce la red y los asuma); si realmente se sufren luego cambios realmente trascendentes, de gran importancia en la filosofía de vida de cada cuál. Me parece que las observaciones que hace Carr atienden más a afirmar que internet puede cambiarnos a nosotros mismos, nuestras ideas y nuestro modo de acercarnos a la realidad y de pensarla. Es como si internet pudiera entrar en nustro inconsciente y transformar nuestro modo de ser y de actuar, si Carr se esta refieriendo a esto me parece un poco exagerado y que atiende poco a la autonomía de una persona. Si el autor no esta queriendo decir esto, es que lo he interpretado de forma errónea.

    AROA.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. En mi opinión tendríamos que diferenciar ente el concepto de TIC´s en general y las diferentes TIC´s que hay, una de las cuales es la Internet, pues muchas veces caemos en identificar TIC´s solamente con Internet.

    Yo creo que la punto en cuestión que Carr pone de relieve es que la tecnología, cualquier tecnología, ya sea una TIC´s o no, nos incita a comportarnos de una determinada manera, ya sea utilizada de una u otra manera. Toda tecnología nos permite realizar una serie de funciones o tareas determinadas y el poder realizar esas tareas modifica claramente nuestro comportamiento. Por poner un ejemplo: el teléfono. El teléfono fijo nos permite comunicarnos con otra persona que tenga teléfono fijo. Esto nos permite cambiar nuestro comportamiento haca los demás, por ejemplo ya no importa que quede con esa persona en un lugar físico para poder hablar con ella, basta con que nos llamemos. Pero, antes de llamarnos tenemos dos opciones o quedar con esa persona a una determinada hora o quedarnos en casa esperando a que la persona descuelgue el teléfono. Es decir, nos hace comportarnos de una determinada manera, pues su uso así lo obliga. El teléfono móvil trae consigo otra función, permite comunicarnos con otra persona independientemente del lugar en el que estemos. Lo cual modifica nuestro comportamiento. Ya no tenemos que esperar en casa todo el día a que suene el teléfono o quedar a una hora determinada para poder comunicarse. Estamos disponibles en todo momento. Podemos estar en cualquier sitio y seguimos teniendo la posibilidad de comunicarnos.

    La otra cuestión es si parejo al cambio que producen las tecnologías y más concretamente las TIC´s , hay un cambio sustancial en el pensamiento, que es lo que Carr postula. En mi opinión está en lo cierto.

    Carr se centra en la Internet. Lo que la Internet no proporciona es poder realizar múltiples tareas o funciones al mismo tiempo. Nos permite buscar información, leer un periódico, leer nuestros distintos correos, entrar en una web a consultar algo, la mismo tiempo que esa web nos ofrece otros servicios, y así sucesivamente. La cuestión es que podemos utilizar La Internet en un determinado momento sólo para consultar nuestro correo. Pero a lo que apunta Carr es que la multitarea que la Internet permite nos incita a utilizarla, nos incita a comportarnos de esa determinada manera. Es verdad, no nos obliga a utilizar todas sus funciones, pero la incitación es muy atractiva y es difícil refrenarse. La mayoría de veces acabamos haciendo un montón de cosas a la vez en internet. La pregunta es si este comportamiento al que nos induce la Internet modifica o no nuestra manera de pensar.

    ResponderEliminar
  10. Tanto la atención como la concentración son indispensables para poder llevar a cabo un pensamiento profundo sobre algo. Pero el problema es que la Internet nos induce a un comportamiento multitarea, lo cual dispersa nuestra atención y concentración en una ingente cantidad de cosas a la vez. Si la atención y la concentración, se ven afectadas podemos pensar que nuestro pensamiento también se verá afectado y esta parece ser la tesis de Carr, con la que estoy de acuerdo. Esto en cierta manera cuarta nuestra libertad de pensamiento, porque si efectivamente la Internet afecta a nuestro comportamiento y nos induce a hacer muchas tareas a la vez no somos libres de pensar en cada momento en lo que realmente queremos pensar. Utilizando una burda analogía es como si cayéramos en un TDA, y no pudiéramos decidir a qué o no prestar atención y concentración, en qué queremos pensar.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Otro tema son como están diseñados los softwares. Cada tipo de software te permite hacer un tipo de tarea y funciones y no otras. El procesador de textos te permite escribir y otras cosas, pero tiene muy marcado lo qué se puede o no hacer con ellos. y así con otros programas. Si atendemos a las redes sociales, las cuales por cierto también son un tipo de software, nos permiten hacer cierto tipo de cosas y no otras. Pero ese software no es neutral. Para empezar es gratuito. Lo cual nos hace pensar que el que ha diseñado el software de algún sitio tiene que sacarel beneficio. Muchos de ellos, como (ch)acebook, no tienen publicidad. el único modo de que se sostengan es que de alguna manera saquen información del uso que hacen sus clientes de la utilización de su software y ésta sea comprada por otras empresas. Pues bien, esto me hace pensar que el diseño del software, las funciones que permite, etc...están encaminadas a este fín. En este sentido el software no es inocente, sino que está diseñado para comportarnos como el quiere, has de seguir sus directrices. El que lo ha diseñado quiere obtener cierta información de nosotros, por tanto las funciones que ofrca están diseñadas para eso. Y esas funciones nos estimulan a comportarnos de ciertas formas, lo cual seguramente afecte a nuestro pensamiento.

    Con esto noquiero decir que no sean útiles, pero creo que se tendríamos que ser todos educados en lo que hay detrás del que diseña las webs, o redes sociales, o las TIC,s en general, en como abren posibilidades, pero cierran otras, en como en muchos casos direccionan nuestro pensamiento, quitándonos su autonomía.

    ResponderEliminar
  13. Hola a todos. Antes que nada, señalar que reflexionar sobre las virtudes/defectos/problematica de los nuevos medios de comunicacion a traves de los mismos medios de comunicacion a examen, le añade al asunto una sal y una pimienta especial e interesante.Como al parecer decia Aristoteles....acaso no hay mejor prueba del movimiento que el hecho de que me muevo?
    Y como es un blog y es algo nuevo para mi, empezare por mi reflexion final : Hacer de la necesidad virtud es comprensible y deseable dada las circunstancias, pero si se me permite el juego de palabras, pretender que esa virtud sea una necesidad es ir mas alla de lo que las circunstancias imponian.
    Me explico: yo creo que en cada epoca historica la razon, sus usos y sus productos estan directamente reelacionados con su nivel tecnologico. A cierta tecnologia determinados usos y productos de la razon. Entiendo esto desde una perspectivsa de razon instrumental. La razon como la capacidad del hombre para solucionar problemas, para adaptarse a su entorno y a las circunstancias facticas.
    Los modos de conocer y de aprender, con sus virtudes y sus defectos, estaran pues relacionados con las oportunidades que la tecnologia puede brindar. Contestando a Platon le diria que si la transmision era oral era precisamente porque no habia otro medio mejor para la transmision de conocimientos, y no por una virtud especial que la hiciera deseable por si misma.
    Propongo un darwinismo evolutivo de la razon y sus hijos.
    Decidme que os parece y luego sigo comentando otros aspectos.
    Javi

    ResponderEliminar
  14. perdonad, he intentado hacer una vista previa del post y ahora no puedo editarlo para corregir acentos y demás cosillas!(tengo teclado ingles y los acentos los tengo que poner luego)....en fin....

    ResponderEliminar
  15. Como toda nueva tecnología, el internet ha cambia nuestro comportamiento, nuestra manera de pensar y claro que ha modificado la manera de investigar, lo que busquemos lo encontramos en internet; ya quedo atrás la época de las grandes enciclopedias y diccionarios, también ya es cosa del pasado el comprar una enciclopedia en DVD, ¿Quién no recuerda con nostalgia lo magnifico que resulto en su momento la enciclopedia ENCARTA? La cual ya está olvidada por completo y ha dado paso a enciclopedias en línea, ya sean de libre acceso o con suscripción, y claro está, con un bombardeo de interrupciones, como ya dice Carr muy acertada mente “es una maquina de interrupciones constantes” entre los links que aparecen en las páginas que nos van llevando por distintos caminos que nos alejan del objetivo principal de nuestra búsqueda, siguiendo por las interrupciones de los chats, la inquietud por checar nuestro correo electrónico o la tentación de entrar a las redes sociales para ver qué es lo último que han publicado nuestros amigos.
    Creo que para alguna tarea que requiera reflexión y concentración el uso de esta herramienta no es el más adecuado. Pero ¿podría ser que las nuevas generaciones que están creciendo de la mano del internet desarrollen la capacidad de poder profundizar en sus pensamientos haciendo caso omiso de estas interrupciones? O ¿está en nuestras manos, como futuros profesores, enseñarles una planificación del manejo del internet para así evitar las distracciones en las que caemos? O desde una perspectiva más fatalista, esta nueva tecnología ¿es el comienzo del fin de la concentración, de la reflexión y del pensamiento?

    ResponderEliminar
  16. Compañeros:

    A pesar de ser un tanto provocador, el artículo de Nicholas Carr no brinda mucha novedad al debate sobre el impacto de la tecnología en el pensamiento. A ver si me puedo explicar sin dar demasiados rodeos. Como agudamente señala Platón en el pasaje que ha citado el profesor Moriyón, la escritura fue un "invento" que supuso un cambio radical en la forma de pensar y ser en los humanos. Y es que ya el lenguaje es una "técnica" que de alguna manera modifica el mundo que nos rodea. El potencial del lenguaje marca una diferencia muy interesante entre el ser humano y sus parientes evolutivos, los primates. La riqueza de información que conlleva un lenguaje oral ha marcado los parámetros cognitivos del ser humano. Claro está, el paso de una tecnología oral hacia una tecnología escrita supone un cambio aún más significativo en el modo cómo transmitimos y recibimos información, o, dicho en pocas palabras, el modo cómo interactuamos con el entorno. Para empezar, la escritura nos fuerza a ser lineales: se lee y escribe (salvo en algunos idiomas) de izquierda a derecha en línea. Es más, la escritura tiende a imponer un modo cronológico de narrar los hechos. Se empieza por el principio y se termina en el último suceso. Nada que ver con la repetición y circularidad en los mitos, por ejemplo. Así, la escritura es como un cuello de botella que constriñe el pensamiento hacia la linealidad. En esta evolución de nuestras "tecnologías" cabe señalarse el papel que la imprenta ha tenido. De todos modos, lo importante es señalar como no solamente los instrumentos físicos sino también el propio lenguaje son técnicas humanas que poco a poco van cambiando nuestras maneras de pensar.

    Y todo ello se debe a que en gran parte nuestra cognición tiene un fuerte componente de plasticidad. No hablo simplemente de la capacidad fisiológica del cerebro para solapar y desplazar ciertas funciones en su propia estructura. Me refiero más bien a que pensamos por medio de los instrumentos y tecnologías que empleamos. La cognición no es un acontecimiento estático, enraizado en un centro o núcleo del que no sale. Es más bien plástico, se extiende hacia el mundo por medio de diferentes vías de acceso. Algunos filósofos de la técnica se han acercado a este fenómeno hablando de que el ser humano tiene una mente "extendida". Nuestras formas de pensar están vinculadas a aquello que utilizamos para intervenir en el mundo. El conocimiento y el pensamiento no son algo interno, a la manera cartesiana, sino algo que de alguna manera está enchufado al entorno. Precisamente el modo en que nos "enchufamos" al entorno altera nuestras pautas de conocimiento...



    Axel

    ResponderEliminar
  17. ...

    El artículo de Carr parece moverse por estas coordenadas, aunque los calificativos que usa me parecen cuanto menos desafortunados. Hablar de un pensamiento profundo o superficial es muy arriesgado. ¿Qué es un pensamiento profundo? Por mucho que uno se concentre en un asunto, es posible que no se produzca una idea "profunda". Más interesante es destacar las distorsiones que Internet produce en la cognición. Ahora bien, todo instrumento o herramienta cognitiva va a producir distorsiones en el pensamiento. Platón señalaba las posibles distorsiones de la escritura. Pero , ¿acaso se ha perdido profundidad en el uso de la escritura? Yo no me atrevería a decir tal cosa. Se ha producido una nueva forma de pensar, una forma que ha generado pensamientos muy abstractos y otros muchos más bien triviales, sino ya completamente banales. Estamos en el umbral de un nuevo giro en las tecnologías del pensamiento, y ello ha de producir ciertas distorsiones con respecto al modelo anterior. Pero aún es muy pronto para hacer juicios valorativos al respecto. Dejadme que proponga un ejemplo: al "surfear" por Internet, uno salta de acá para allá, de eso no cabe duda. Pero la razón de ello tal vez sea porque ante el volumen de información con la que los usuarios se enfrentan, hace falta la capacidad de discernir lo relevante. Esa capacidad para discernir la información que nos interesa es una ventaja muy interesante que las anteriores tecnologías (como el libro) no tenían. Es más, el uso de múltiples ventanas en el browser muestra que los usuarios ahora están potenciando el pensamiento a varias bandas (el "multi-task"). La concentración tiene su importancia, pero también la tiene estas nuevas formas de pensar que se están gestando.

    ¿Es esta nueva forma de pensar contraproducente para la reflexión filosófica? Filosofía hubo y ha habido antes y después de la escritura. Filosofía seguirá habiendo en la medida en que las personas sigan pensando sobre su entorno. Pienso que, en todo caso, lo que surgirá es una nueva forma de hacer filosofía. Con Platón la filosofía se basaba en el diálogo, con los pensadores modernos la filosofía se volcaba en la sistematicidad...y ahora, quién sabe. Hará falta una mirada retrospectiva sobre lo que está aconteciendo en la actualidad para realmente tomarle el pulso a las nuevas formas de pensamiento y filosofía, ligadas a las tecnologías que nos conectan al mundo.

    Axel

    ResponderEliminar
  18. Considero que el argumento principal de Carr sería este: “La multitarea, instigada por el uso de Internet, nos aleja de formas de pensamiento que requieren reflexión y contemplación, nos convierte en seres más eficientes procesando información pero menos capaces para profundizar en esa información y al hacerlo no solo nos deshumanizan un poco sino que nos uniformizan”
    Pero es eso cierto? Yo no lo creo. Es más, diría todo lo contrario. La vertiginosa velocidad con la que accedemos a la información elimina de un plumazo la lenta y tediosa tarea que suponía recopilar información, gasto de recursos humanos (y si se me permite la analogía del cerebro humano con los cerebros de silicio)y mentales que ahora quedan liberados y posibilitado de realizar otras funciones , a parte de posibilitar y multiplicar exponencialmente el numero de personas que ahora sí son capaces de acceder a la información con el consiguiente aumento en la probabilidad creativa de algo de valor.
    Segundo aspecto: por que nos deshumaniza? Volviendo a las ideas de mi post anterior, acaso no es lo humano (como ser arrojado al mundo, sin unas habilidades o cualidades físicas especificas que le permitan sobrevivir) la adaptabilidad al medio usando la inteligencia y uno de sus productos, la técnica , como medio de transformar la realidad para hacerla vivible para nosotros? Lo humano no seria entonces sólo el resultado de una de esas transformaciones, sino la volición que la origina, el deseo de transformar la realidad para adaptarla a sus nuevas circunstancias.....
    Javi

    ResponderEliminar
  19. Personalmente me gustaría destacar uno de los peligros con los que me he encontrado en las prácticas y que ya viene recogido en este texto de Platón. Al final de dicho texto se dice: “darán la impresión de conocer muchas cosas, a pesar de ser en su mayoría unos perfectos ignorantes; y serán fastidiosos de tratar, al haberse convertido, en vez de sabios, en hombres con la presunción de serlo”.
    He podido observar como los alumnos están acostumbrados a recibir información muy sintetizada, en gran número, en pequeños lapsos de tiempo y a hacer dos o tres cosas a la vez. Sus hábitos sociales demandan velocidad de respuesta, demandan asimilar la información necesaria en el menor tiempo posible para poder pasar a otra tarea. Son perfectamente capaces de contestar al Messenger, colgar un comentario en facebook, escuchar su música favorita a la par que navegar por internet y hablar por teléfono casi al mismo tiempo. Pero a cambio tienen que reducir su capacidad para concentrarse en algo y reflexionar posteriormente sobre ello, “No tienen tiempo” para eso. La información pasa por sus mentes a mucha velocidad, pero no se queda en ella, no hacen experiencia de ella. Y ya no es que estén sujetos al presente más inmediato, sino que además existe un peligro mayor, a saber, que como han comprendido las palabras que componen el mensaje piensan haber comprendido el mensaje en su plenitud. Esto genera una ignorancia peligrosa que, como ya se ha indicado, da lugar a personas fastidiosas de tratar. Porque el verdadero conocimiento de las cosas no es aquello que de manera casi inmediata conocemos, sino aquello que surge del esfuerzo y de la reflexión. Y creo que como futuros profesores debemos enseñar esto a los alumnos, porque internet no es más que una herramienta, pero el uso se que haga con ella puede ser muy perjudicial para ellos. Nosotros somos casi los únicos que podemos advertirles de sus peligros porque no creo que Microsoft sea quien se los diga, ni los medios de comunicación.

    ResponderEliminar
  20. Viendo el video colgado sobre El mito de Teuth, me cuesta pensar que Platón haya sido tan radical en su crítica a la escritura. Se puede aceptar la idea de que la teoría de Platón afirme que la escritura pueda ser culpable de un menor esfuerzo intelectual que pueda influir de manera negativa sobre el intelecto humano. Sin embargo me parece excesivo (así parece en el video), que la escritura pueda ser un medio de trasmisión de contenidos negativos que pueda llevar a dramas históricos y repeticiones de los acontecimientos trágicos del pasado.

    La escritura, en mi opinión, es una medida fundamental para la trasmisión del conocimiento. El riesgo de olvidar el pasado está evitado solo gracias a la presencia de formas de expresión escritas y graficas, que nos permiten tener una imagen “clara” de nuestra historia y adelantar en en nuestro conocimiento.

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. En relación con el empleo de la escritura en la nuevas tecnologías (o simplemente hablando de los aspectos positivos y negativos de la comunicación en Internet), pienso que tenemos que diferenciar el nuestro juicio, conformemente al uso que se hace de Internet.
    Pienso que Internet es un medio de investigación insustituible, en el momento que queremos profundizar de manera rápida (y también bastante exhaustiva) sobre una multitud de temáticas de varios sectores de ciencia y cultura general.

    ResponderEliminar
  23. También en relación con la información cotidiana (ej. de los periódicos), muchas veces Internet nos ofrece la posibilidad de profundizar una información a partir de diferentes puntos de vista.
    El mayor riesgo de Internet, así concluyo, es su uso vago, “inútil”, que puede llegar a una forma de dependencia a un mundo virtual, que te ofrece la posibilidad de interactuar con un publico virtual, perdiendo la capacidad de dialogar de manera “tradicional” y de comunicar “cara a cara” con la personas.

    ResponderEliminar
  24. El artículo de Carr pone el dedo en la llaga en la apreciación de que estamos en un mundo distraído. Y creo que estamos ya en él y no que nos encaminamos hacia él. La mayoría de los nacidos desde la década de los setenta en adelante hacen un uso ordinario y cotidiano de Internet y de las nuevas tecnologías de la información. Según nos cuentan a través de estos mismos medios, muchas personas pasan más horas frente al ordenador que frente a la televisión. Estamos en el mundo feliz de Huxley, donde Internet (también el resto de TIC) hace del Soma que los protagonistas ingerían cuando la zozobra se cernía sobre ellos. En los años 90, Baudrillard nos advirtió de la producción de realidades a través de los medios de comunicación, de la necesidad de consumir estos productos (hiperrealidad la llamaba) de forma vertiginosa, la de incluir la palabra “live” o “directo” para que el consumidor asumiera que estaba asistiendo a la información en tiempo real, inmediato. Si esto era así a finales de los años ochenta y principios de los noventa, cuando el uso de Internet estaba destinado a una minoría selecta y perteneciente a la élite, hoy día, con una conexión en gran parte de los hogares, empresas, plazas públicas, cadenas de restaurantes, etc., la situación se ha agudizado con mucho. Porque, como se sostiene en la entrevista publicada en El País, la técnica influye en el modo de vivir y de relacionarse de las personas, haciendo válida la circunstancia orteguiana, y “salvarla” se convierte en fundamental para “salvarnos”. Los productores de software no van a desaprovechar la ocasión para aumentar su poder y determinar los comportamiento de su clientes potenciales. Es necesario crear una demanda a imagen y semejanza de la oferta, para que el usuario de las nuevas tecnologías, como los personajes de Matrix, estén sujetos a la máquina y felices por ignorar sus cadenas.

    Este es un estado de cosas actual. Pero, como se sostiene en el mito de Teuth, la escritura (una tecnología que en su momento fue novedosa e innovadora) puede considerarse como veneno para la memoria a la vez que como antídoto para el olvido, es decir, que puede cumplir las dos misiones que ya Platón dejó expuestas. De nuestra capacidad crítica, de la capacidad de transmitir a nuestros alumnos la necesidad de discernir y discriminar (otra vez criticar), dependerá que las nuevas tecnologías sean veneno o antídoto, o dicho de otro modo, dependerá que, a través de las TIC, podamos encontrar el antídoto al veneno que ellas mismas han inoculado.

    ResponderEliminar